sábado, 13 de junio de 2009

LA RIÑA DE LAS VOCALES

Mientras tú y yo hablamos, mientras él escucha y ella lee absortamente, y mientras ellos escriben, el mundo de las letras se estremece por causa de una inimaginable riña. ¿Se pueden imaginar el terrible susto frente a un diptongo o el inmenso rechazo en la presencia de un hiato?


La mezcla de envidia, chismes, maldad y otros ingredientes amargos y llenos de veneno empezó a borbollar en la sopa de letras mucho tiempo antes.


Por ejemplo, a, conociendo muy bien su posición en el alfabeto y después de haberse mirado con demasiada preocupación en el espejo, tiene un problema con e. ¿Por qué es tan rizada? ¿Qué quiere decir? Le gustaría parecerse a ella? ¿Es éste el primer paso en la conquista del primer lugar, su lugar? ¿No piensa un poquito cuán ridícula es? Miren: mamá. ¡Qué linda palabra! ¿Cómo se imagina ella, ni larga, ni ancha, ni alta, ni corta, que un bebé podría balbucear memé, con una sonrisa iluminándole el rostro?


¿Y u? Pobrecita, como si hubiera vivido el hambre de Chiapas. Está siempre abierta y más y más larga; tal vez le cae algo en la bolsa, ¿no sería maravilloso? No importa de dónde o cuánto. Hay lugar suficiente.


­—Mírenla gritó i. Ni sabe cuán débil es. Pónganla cerca de e y van a ver de qué se trata: “guerra”. Újule, no oigo nada. ¿No nos quieres, u? ¿Te estás escondiendo o simplemente no existes?


—Te están eliminando, ¡ja ja! —se rió justamente a, a quien se me hace que se le olvidó completamente que sus patitas no le ayudan mucho a veces y u es la que la apoya cuando la gente quiere decir “Cuauhtémoc” o “¡guau!”.


Era obvio que la rabia les había dañado la razón a todas las vocales y no había nadie para poner alto a esta terrible situación.


—Sí, sí —dijo e, queriendo lucirse en los ojos de a. Oyen: te quieeeeeero. Tal vez u conocía a alguien muuuuuuuy importante, cuando hicieron esta palabra, porque no oigo nada, no la oigo, es un parásito.


—¡Bueeeeeey! —le grito u a e, en un ataque de furia— ¿Olvidaste cómo te recibimos cuando te fuiste de Francia, donde sabemos muy bien que e es muda al final de las palabras? Sí, aquí hay siempre un lugar para las oprimidas del mundo, ¡pero pedimos gratitud!


Temblando de tanto coraje, u empezó a escribir palabras en las paredes para calmarse. Siempre lo hacía, cuando se sentía insegura de sus poderes. “Guitarra”, “queso”, “querer”. Un río de lágrimas inundó sus ojos y ninguna de sus viejas amigas la consolaba.


Cuán amarga es la vida, pensó u. Hasta que dos pulguitas saltaron hacia ella y escribieron en la misma pared “pingüino” y “lingüística”… y una sonrisa tímida iluminó la cara de la pobre vocal. Sí, las dos pulgas eran sus amigas. ¡Qué lástima que vienen tan raramente por aquí! La verdad es que Alemania, donde se llaman umlaut y donde hay tantas cosas buenas, está muy lejos. “Diéresis”, escribieron los dos puntitos y se fueron.


—¡¡¡Güey!!! —escucharon todas cuando o entró con gran prisa en la recámara de las vocales. Nunca fue bien educada, pensaron las otras, pero uno aprende comportarse en la niñez y no hay nada que hacer ahora.


O sabía qué pasaba con sus hermanas pero pensaba que ella iba a ganar, no importaba qué lucha viniera. Siempre se había jactado de sí misma. Bueno, sabía que no era la primera en la línea, pero ERA PERFECTA. Miles de matemáticos estudiaron su forma, quién sabe cuántos teoremas nacieron alrededor de ella y la gente la usa tantas veces para expresar admiración.


—¡Ooooooooo, ooooooooo, oooooooo! —dijo o, mientras allanaba su redondez.


—Un cero —dijeron las otras, con superioridad.


La riña empezó, pero por culpa de i. Cuando se compró el punto que clavó arriba de su cabeza, enfureció a todas las vocales.


—¿Para qué sirve? —preguntaron sus hermanitas.


—¡Para nada! —se contestaron todas, felices de haber hecho un descubrimiento más grande que el de la penicilina.


—Con o sin su punto, i se escribe y se dice de la misma manera. Y mírenla: es tan.... sencilla. Una viga desgraciada, nada más.


Pretexto para encontrar otros puntos débiles de i.


—Sólo gracias a su prima, la griega, puede trabajar —suspiró con envidia e.


—¿Viste a Johnni por estos lados? ¿Fuiste a Nueva Iork? ¡Lo dudo! —dijo a, con una sabiduría de hermana mayor en su voz.


—La ayuda una consonante para cumplir su deber, ¡desgraciada!, no recuerda la guerra contra c, b, m, n, p y el resto.


Como se veía la más delgada y la más vulnerable de las vocales, i hizo sus maletas y se fue a Grecia. Allí, con la ayuda de su prima, la y, empezó a pensar en el gobierno de exilio que iba a rescatar el mundo de las palabras, tan afectado por riñas, revueltas y guerras frías.

7 comentarios:

Suflet Pierdut dijo...

Felicidades amiga! Me gusto mucho la esta pequeña historia de la riña de las vocales. Cuando era chiquita me estaba imaginando una situacion similar con la que describiste aqui.

Me gustaria mucho leer una historia de amor, o algo que implica mucho sentimiento - me parece que sorprendes muy bien en palabras, los sentimientos - escrita por ti, tienes talento.

alisson dijo...

nunca he lleido algo asi, tan profundo. es algo que quisiera ller mas y mas.
felicidades :)

Lady Io dijo...

Jajaja, Monica, muy divertido!
Tambien un poco triste, pensando que esta inspirada de la realidad.

Monica dijo...

Gracias a todas, sobretodo para sus cumplidos. Alisson, eres tremenda: ¡ni sabes cuantos sacrificios hice para escribir esta gran obra de arte! De hecho, estos sacrificios no me dejaron seguir y escribir la segunda parte del examen. Quién sabe que va a decir mi maestro, porque también falto unas clases, para hacer mis maletas.
Lady Io, por supuesto que esta inspirada de la realidad, ¿no viste que pasó en nuestro país con i e las otras vocales?

Christopher dijo...

¡Hola Monica!
Escribiste un texto artístico que trata sobre la lengua, sus letras y su sonido. El texto es como un juego de palabras con las que disfrutes al lector: A veces las letras se encuentran como personas vivas con respeto y amistad, algunas veces se tratan con envidia y rencor.
Bueno, después de que se leyó estas reflexiones sobra la función de las letras se puede entender mejor la gente que quiere entender español en nivel avanzada!
Hasta luego
Christopher

Monica dijo...

Gracias para tus cumplidos, Christopher. Me agradece mucho que la gente comprende que quisiera decir, je je

Fernando dijo...

Sobra decir Monica que tu trabajo refleja una gran capacidad inventiva, creatividad, dinamismo, alegría... pero sobre todo un profundo acercamiento a este idioma que has adopado. Me encantó; realmente disfruté mucho tu "riña", tan armónica y divertida; ojalá pudiéramos cambiar todas las riñas por una como ésta, sin consecuencias. Se me hace que por aquí podré encontrar en alguna otra ocasión otro texto tuyo, seguro tan bueno como éste. Confío en eso.